martes, 26 de marzo de 2019

elEspañol.com: El presidente del ICAC se ensaña con las Big Four

El presidente del ICAC se ensaña con las Big Four
Enrique Rubio, máximo dirigente del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, carga de sanciones a las Big Fou.
26.03.2019


El presidente del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), Enrique Rubio, no deja de sorprender al sector de las compañías auditoras con sus constantes sanciones a las grandes firmas del sector, las llamadas Big Four. La última es contra PwC por su auditoría en las cuentas del Banco Popular y que supondría una multa superior a los 10 millones de euros.

Las compañías han recurrido todas las multas; en algunos casos pasan de los 10 millones de euros, como las impuestas a Deloittepor auditar a Bankia o a Pwc por su trabajo en Aena.

Falta de independencia y conflicto de intereses
El presidente de Deloitte, Fernando Ruiz, aseguraba en 2018 en el Congreso de los Diputados: “No puede ser que se haga un trabajo que nos piden los reguladores y luego nos sancionen. Los trabajados se hicieron a instancias del Banco de España y de la CNMV”.

Por su parte, PwC recusó a Rubio “por falta de independencia” y conflicto de intereses en su recurso a la última sanción del ICAC por las cuentas del Popular. Hay que mencionar que Rubio es miembro de la comisión rectora del Frob, órgano que ejecutó la intervención del banco.

En este sentido, un informe del Congreso de los Diputados sobre la crisis financiera dictaminaba que había que regular “la independencia de las autoridades de supervisión” como son el Banco de España, CNMV, ICAC o Frob “de forma que sus miembros no puedan participar en los órganos de otras instituciones” para evitar conflictos de interés.

'Sobrevivió' a la moción de censura
Enrique Rubio es uno de los pocos altos cargos que mantuvo su puesto tras el cambio de gobierno por la moción de censura de contra Mariano Rajoy (más de 400 dejaron sus funciones). Tomó posesión en 2016 bajo el mandato ministerial de Luis de Guindos y se mantuvo con Nadia Calviño. Su salario es de 94.480 euros. Con él al frente del ICAC han llegado las mayores sanciones a las auditoras; en el 100% de las actuaciones apreció indicios de infracción, algo imposible para los actores del sector.

Con las actuaciones del ICAC, se está creando desconfianza respecto a las auditorías realizadas en las empresas más importantes de España, principalmente en las del Ibex 35. Por eso el sector considera necesario revisar y actualizar el sistema de sanciones, que proviene de una ley de 1988 y es el más estricto en comparación con las principales potencias europeas; pero sobre todo estiman urgente un cambio en la cúpula del ICAC y modificaciones organizativas y legislativas que mejoren la independencia y esté en línea con la regulación europea.

lunes, 25 de marzo de 2019

LaInformación.com: Dos expedientes del ICAC amenazan con una multa millonaria a PwC por Popular

Dos expedientes del ICAC amenazan con una multa millonaria a PwC por Popular - Banca - Empresas - Diario La Informacion
El supervisor de auditoría cuestiona los trabajos realizados por la Big Four sobre las cuentas de Popular correspondientes al ejercicio 2016.
Pepe Bravo - lunes, 25 marzo 2019

Dos expedientes del ICAC amenazan con una multa millonaria a PwC por Popular. / PwC

Dos expedientes sancionadores incoados por el Instituto de Contabilidad y Auditoria de Cuentas (ICAC) a PwC y a su auditor Pedro Luis Barrio amenazan con una sanción multimillonaria a la 'Big Four', que podría haber cometido varias infracciones graves y muy graves en los trabajos de auditoría y otro tipo de servicios prestados a Banco Popular durante el ejercicio 2016, de acuerdo a sendos informes a los que ha tenido acceso La Información.

Los dos procedimientos sancionadores están paralizados hasta que se resuelva la causa penal que investiga la caída de Banco Popular en la Audiencia Nacional, por lo que la posible multa del ICAC, organismo dependiente del Ministerio de Economía, se demorará previsiblemente durante años. No obstante, los documentos sí que podrían resultar relevantes para el caso, en el que tanto la consultora como el auditor figuran entre los imputados.

El primer expediente se abrió el 22 de octubre de 2018 a raíz de una inspección que comenzó en abril de 2017, pocos días después de la reexpresión de las cuentas anuales que realizó Emilio Saracho al llegar a Popular. En el documento, de 37 páginas, el ICAC pone en entredicho los trabajos de auditoría realizados por PwC sobre las cuentas de Popular correspondientes al año 2016, reforzando la teoría de que las cuentas anuales de 2016 de la entidad no reflejaban la imagen fiel del banco una vez que varios informes de la CNMV y el BCE ya se han pronunciado en este mismo sentido.

En líneas generales, el ICAC asegura que PwC podría no haber aplicado los mecanismos adecuados para verificar que los estados financieros de Popular correspondientes a este ejercicio estaban libres de incorrecciones significativas. En concreto, el organismo público pone el foco en que los auditores podrían no haber obtenido "evidencia adecuada y suficiente" respecto a la correcta clasificación del riesgo de crédito a la clientela, la identificación de operaciones refinanciadas, la correcta tasación de activos inmobiliarios o la correcta evaluación de riesgos respecto a los activos adjudicados.

Otro punto clave que aborda el informe del supervisor de auditoría es la reexpresión de las cuentas de Popular de abril de 2016, que estuvo muy cerca de ser una reformulación, lo que hubiera podido acelerar la resolución del banco. Como publicó 'Vozpópuli', la CNMV en un principio era más partidaria de reformular, según las actas de los consejos de Popular, pero PwC defendió que los errores encontrados por el equipo de Saracho no tenían un impacto significativo sobre las cuentas que justificaran su reformulación, algo que cuestiona ahora el ICAC, aunque la CNMV sí que acabó considerando "adecuado" que no se reformulasen.

En cualquier caso, estos hechos, según el expediente, que está firmado por el presidente del ICAC, Enrique Rubio, podrían suponer un incumplimiento por parte de PwC de las normas internacionales de auditoría al no haber obtenido  "evidencia suficiente y adecuada para reducir el riesgo de auditoría a un nivel aceptablemente bajo y, en consecuencia, una seguridad razonable de que las cuentas anuales auditadas en su conjunto están libres de incorreción material debida a fraude o error".
PwC carga contra el ICAC: "Carece de todo rigor"
PwC, por su parte, ha manifestado al ICAC su "absoluta discrepancia con el informe y su contenido", que califica como "carente de todo rigor y emitido con absoluta vulneración de los derechos más elementales y con una finalidad que inhabilita a sus responsables". Es más, como publicó 'El Confidencial', la consultora trató de recusar el pasado verano -sin éxito- a las funcionarias del ICAC que realizaron la inspección, así como al presidente del organismo, por falta de independencia, pues Rubio forma parte del máximo órgano de Gobierno del Frob, el organismo que ejecutó la resolución de Popular.

“El ICAC en ningún caso cuestiona el resultado de nuestra auditoría ni las cuentas del ejercicio 2016 de Banco Popular. “En el anuncio de la apertura del expediente se limita a señalar hipotéticos errores de forma con los que no estamos en absoluto de acuerdo”, comentan desde PwC.

El segundo expediente fue incoado el pasado 22 de febrero a raíz de una inspección iniciada el 22 de mayo de 2017. En el documento, al que ha tenido acceso a este medio, el ICAC cuestiona la independencia de PwC a la hora de prestar diversos servicios distintos de los de auditoría prestados a WiZink y Popular, entre ellos el asesoramiento al primero en la compra del negocio de tarjetas de Barclays en España y Portugal.

"No constaría en los papeles de trabajo de la auditoría de las cuentas anuales correspondientes al ejercicio cerrado a 31 de diciembre de 2016 de Wizink Bank la correcta valoración de las amenazas derivadas de la prestación de este servicio por una entidad de la red de PwC Auditores, entre otras, las amenazas de autorrevisión e interés propio. Tampoco constaría justificación documental de la suficiencia de las medidas de salvaguarda aplicadas para eliminar o, en su caso, reducir la amenaza de falta de independencia a un nivel adecuado", reza el documento, escrito prácticamente en su totalidad en condicional.

Posibles sanciones
Por los dos expedientes, PwC se enfrenta a un total de cuatro posibles sanciones. Una de ellas podría llegar a tipificarse como muy grave por incumplimiento del deber de independencia, mientras que las otras tres serían graves. Dos por el incumplimiento de las normas de auditoría en los estados individuales y consolidados de Popular y otra por medidas de salvaguarda insuficientes en las cuentas inividuales de WiZink.

Según el texto refundido de la Ley de Auditoría de Cuentas, las infracciones muy graves están tipificadas con sanciones de entre el 3% y el 6% de los honorarios de auditoría percibidos por PwC durante un año, mientras que en el caso que de las graves este umbral, se sitúa, como máximo en el 3%. En 2017 PwC España tuvo una facturación total de casi 560 millones de euros.

jueves, 21 de marzo de 2019

WoltersKluwer: Incorporación de jóvenes a la profesión de auditoría de cuentas ¿Es atractiva la actividad de auditoría de cuentas para los jóvenes profesionales?


http://mediasviewer.wkcols.com/mm.mp4?url_data_id=8759996&repositoryType=es&action=GET

  • Esteban Uyarra, socio director de Audinfor, S.L., nos cuenta en este video cómo ve la situación actual de los auditores, y las previsibles modificaciones que pueden hacer la profesión más atractiva para las nuevas generaciones.

miércoles, 13 de marzo de 2019

elPaís. com: El auditor de Bankia asegura que Rato le mintió: “Dijo que iban a pasar cosas que no pasaron”

El auditor de Bankia asegura que Rato le mintió: “Dijo que iban a pasar cosas que no pasaron” | Economía | EL PAÍS
Francisco Celma relata una conversación privada en la que el expresidente de Bankia le preguntó cómo iba a ser la opinión de auditoría y le pidió un avance por escrito.
Elena G. Sevillano Íñigo de Barrón - San Fernando de Henares 13 MAR 2019 - 13:31 CET

Es uno de los misterios del juicio por la salida a Bolsa de Bankia: en qué consiste el documento que se ha mostrado varias veces durante los interrogatorios y que parece ser una opinión favorable del auditor, Deloitte, a las cuentas de 2011 de la entidad, esas que finalmente se presentaron a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) sin informe de auditoría y que precipitaron la crisis del gigante bancario. Francisco Celma, el socio auditor de Deloitte, lo avanzó ayer y lo ha repetido hoy: "Nunca hice un borrador". Pero hoy, a preguntas de Andrés Herzog, el abogado que presentó la querella que ha desembocado en este juicio, Celma ha sido mucho más prolijo y ha relatado una conversación telefónica que mantuvo con Rodrigo Rato el 18 de abril de 2012 "por la noche".

La secretaria de Rato le llamó a última hora y le pasó con el presidente de Bankia, que le preguntó cómo iba la elaboración del informe de auditoría. Celma, siempre según su relato, aprovechó para recordarle que le faltaba la documentación y que no había podido terminar el trabajo. A lo que Rato le dijo que no se preocupara, que la tendría, y le dio una noticia: que se iban a inyectar 7.000 millones de euros en la entidad. "Con esa inyección, ¿cómo sería la opinión?", dice Celma que le preguntó Rato. El auditor volvió a decirle que no había podido hacer el trabajo por falta de datos.  "Olvídate de la dichosa documentación. Imagínate que te la damos y que además están los 7.000 millones", dice que le contestó.

El auditor asegura que, mientras caminaba por la calle, le fue indicando cómo redactaría los párrafos de un informe de auditoría suponiendo que no hubiera ajustes, hasta que Rato le interrumpió, le dijo que era muy tarde y que se lo mandara por escrito, con copia a Sergio [Sergio Durá, interventor de Bankia], "que entiende de esto". "Rato me dijo que iban a pasar una serie de cosas que no pasaron", ha asegurado.

Al día siguiente, según Celma, le mandó "un papel" que detallaba lo hablado la noche anterior. Un documento "basado en dos hechos que no se produjeron nunca", ha insistido. "Un borrador es un compromiso muy firme que un auditor solo entrega cuando ha terminado su trabajo", ha precisado, y ha añadido que la única diferencia entre un borrador de informe y el informe final es la firma del auditor. El comité de auditoría nunca recibió el borrador. "Yo di un papel fruto de una conversación privada".

La documentación necesaria para elaborar el informe de auditoría, ha asegurado, no la tuvo hasta la salida de Rato de Bankia y la llegada "del nuevo equipo" del presidente actual, José Ignacio Goirigolzarri. El informe de auditoría de Celma no llegó hasta mucho después, ya en mayo, cuando Bankia reformuló las cuentas de 2011 con el nuevo presidente. Poco después de la conversación nocturna con Rato, el 30 de abril, Bankia presentó unas cuentas sin informe de auditoría, algo de lo que Celma asegura que se enteró por la prensa, igual que de la dimisión de Rato. "No volví a hablar ya jamás con él".

Tanto Herzog como el abogado de otra acusación popular, la de CGT, han insistido en preguntar sobre si Deloitte estaba obligado legalmente a emitir el informe y si, al no poder hacerlo, tendría que haber dejado constancia de ello por escrito, cosa que no sucedió. "¿Por qué desconocen los miembros del comité de auditoría su imposibilidad de emitir informe?", ha preguntado Herzog. Según Celma, para que se produzca esa "absoluta imposibilidad" se tienen que dar dos condiciones, y ninguna de ellas se dio: "que la entidad comunique que no va a dar las cuentas anuales firmadas y la otra es cuando ha pasado un plazo de un año". "Nadie nos decía que no nos fuera a dar las cuentas", ha asegurado. "Luego hubo un cambio de dirección y pudimos hacer nuestro trabajo. Esa imposibilidad absoluta está claro que no existió nunca porque el informe se emitió", ha insistido.

Celma es por ahora el único encausado -las acusaciones particulares y populares le piden hasta 12 años de cárcel por delitos de falseamiento contable y estafa a inversores en concepto de cooperador necesario- que está contestando las preguntas de todas las partes interesadas: las acusaciones populares y particulares, la Fiscalía Anticorrupción, el FROB y su defensa. Los consejeros de Bankia y BFA encausados han acusado a Celma de no advertirles de que hubiera problemas en las cuentas y han asegurado que tomaron decisiones basándose en la confianza que tenían en Deloitte.También a ellos se les acusa de falsear las cuentas, una cuestión sobre la que Celma ha subrayado, al menos tres veces durante los dos días de interrogatorio: "Las cuentas son de la entidad, no del auditor. El auditor lo que hace es formular una opinión".

Celma también ha acusado a Rodrigo Rato de mentir y de hacer "un comentario insidioso" cuando en su interrogatorio durante el juicio, en enero pasado, dijo que encargó a Deloitte que le hiciera un plan para solucionar los dos grandes problemas de BFA: la alta valoración de las acciones de Bankia en el balance de su matriz y el dudoso cobro de los créditos fiscales contabilizados. “No es cierto que se nos encargara ese trabajo”, afirmó Celma. En su opinión para eliminar estos dos graves problemas de las cuentas de BFA se necesitaba el informe de un experto independiente que nunca llegó. “No sé por qué Rato ha dicho esto; no sé si quería confundir o no, pero nunca llegó el informe que despejara las dudas sobre la solvencia de BFA”, concluyó.

Otros acusados han mencionado supuestas conversaciones con Celma sobre los problemas del grupo, algo que el directivo también ha desmentido. “Solo fui a los comités de auditoría que me invitaban y a muchos no me invitaron. Aquí se ha dicho que me llamó todo el mundo por teléfono pero no me llamaron a los comités de auditoría”.

Celma también ha aclarado un tema relevante que suscitó el interés de la presidenta del tribunal, Ángela Murillo. Ha explicado que el 13 enero 2012 mantuvo una reunión con Luis Maldonado (mano derecha de Rato) y con el ex consejero delegado Francisco Verdú a los que comentó los dos graves problemas del grupo para cerrar sus cuentas. “A raíz de esta reunión me llamaron del Banco de España para verme con el responsable de supervisión y el director general, Jerónimo Martínez Tello, a los que les conté los problemas de BFA. Supongo que a raíz esa conversación, vino a verme el inspector del grupo, Casaus [José Antonio Casaus, jefe de inspección de Bankia], a mis oficinas”. Todo ocurrió en unos ocho días, afirmó, dejando claro que los todos los afectados, incluido el supervisor, sabía las graves dificultades del grupo que le abocaban a no tener cerrada una auditoría.

En el turno de preguntas de la fiscal Anticorrupción, Carmen Launa, esta ha repasado con Celma la información que Deloitte dio a los miembros del comité de auditoría de BFA en una reunión celebrada el 26 de marzo de 2012. El presidente de ese comité, Ángel Acebes, aseguró durante su interrogatorio que Deloitte nunca les avisó de ningún ajuste y dijo que, de haber sospechado algo, lo habría parado todo en seco.

Celma ha leído un powerpoint elaborado por Deloitte sobre la situación de la valoración de la participación de BFA en Bankia que se les mostró a los consejeros. En él se ha fijado en un cuadro de la página 15 que recoge que "si no hay informe de perito independiente, puede existir un ajuste de 3.464 millones". Según su relato, era una señal de alarma que cualquier experto tendría que haber visto. "Toda persona que está en un comité de auditoría y que sabe interpretar balances sabe que un ajuste que lleve a la entidad, su patrimonio neto, por debajo del 50% está en causa de disolución", ha señalado. Y ha añadido que ese ajuste fue contabilizado posteriormente en las cuentas reformuladas de Bankia de mayo de 2012.

Multa del ICAC
Celma también se ha referido a la multa de 10,4 millones de euros que impuso el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), dependiente del Ministerio de Economía, por una supuesta "falta de independencia" al realizar los trabajos previos a la salida a Bolsa de Bankia, porque al mismo tiempo era el auditor externo del banco.

Celma ha asegurado que la firma no participó en la decisión de salida a Bolsa de la entidad ni en la elaboración del folleto, y cree que ganarán en el Tribunal Supremo el recurso interpuesto por la multa. Se le acusa de faltas graves por incumplimiento de las normas de auditoría y falta de independencia a pesar de que la propia CNMV reconoció que fueron encargados por ella y el Banco de España admitió que es una práctica habitual en otros países.

lunes, 11 de marzo de 2019

Finanzas.com: Auditor interno de Bankia dice que Deloitte tuvo la información que pidió

Auditor interno de Bankia dice que Deloitte tuvo la información que pidió
11/03/2019 - 14:28 - Agencia EFE

El exdirector de control interno de Bankia, Miguel Ángel Soria, ha asegurado hoy que el auditor externo de las cuentas, Deloitte, tuvo acceso a toda la información que fue solicitando a lo largo de 2012 para hacer su informe sobre las cuentas de 2011, sobre las que quizá pudo haber "diferencias contables".

En el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por la salida a bolsa, Soria ha intervenido después de que el ex director financiero de Bankia, Ildefonso Sánchez Barcoj, que no está acusado por la Fiscalía, renunciara a declarar ya que desconoce de qué le acusan las acusaciones particulares; también ha comparecido hoy el exconsejero Francisco Ros.

Soria ha defendido el papel del auditor interno, muy distinto del de auditoría externa, y ha reiterado que hizo todo lo que pudo: "Puse todos mis medios a trabajar y no dejé de hacer nada que pudiera hacerse".

Entre los aspectos clave del juicio figura la reformulaciòn de las cuentas de 2011 de Bankia, que no contaron con un informe definitivo de la firma Deloitte, cuya ausencia el socio auditor Francisco Celma, también acusado, ha achacado en la fase de instrucción la ausencia de información sobre las tasaciones inmobiliarias.

Miguel Ángel Soria ha explicado que a finales de marzo de 2012 la información que le llega por parte de sus equipos "es que lo que pedían sobre tasaciones iba llegando, otra cosa es que no compartiera Deloitte lo que decían los datos, o que le pareciera que no eran suficiente".

Hay correos electrónicos, ha dicho, que prueban que se facilitó la información, sobre la que quizás hubo "diferencias contables en el ámbito de las tasaciones, pero eso no es competencia del auditor interno".

También ha indicado que no recuerda que en ningún momento "se usara la palabra 'salvedad'", aunque sí recuerda que Francisco Celma se refirió a la necesidad de contar con el visto bueno del Banco de España al plan de recapitalización para poder emitir su informe definitivo.

Sí es cierto, ha explicado, que Celma fue solicitado regularmente información, pero las solicitudes iban variando según se le iba proporcionando lo que pedía.

Pero no correspondía a su departamento, ha dicho Soria, entregar dicha documentación, sino procurar que las distintas áreas entregaran lo que se les requería, asegurarse de que "toda la organización estaba pendiente y era conocedora del trabajo del auditor de cuentas".

jueves, 7 de marzo de 2019

miércoles, 6 de marzo de 2019

Alimarket.es: La matriz de Nostrum presenta concurso de acreedores y cesa a su presidente (supuesto práctico)

Supuesto práctico sobre continuidad de clientes del auditor: 

La matriz de Nostrum presenta concurso de acreedores y cesa a su presidente Quirze Salomó - Noticias de Restauración en Alimarket, información económica sectorial:

La cadena seguirá, en un principio, con su normal funcionamiento
La matriz de Nostrum presenta concurso de acreedores y cesa a su presidente Quirze Salomó. La cadena seguirá, en un principio, con su normal funcionamiento.
06/03/2019

El Consejo de Administración de Home Meal Replacement, matriz de la cadena catalana especializada en comida casera para llevar Nostrum, anunciaba el pasado 22 de febrero su decisión de presentar concurso voluntario “en continuidad de la sociedad, prosiguiendo, por tanto, su normal funcionamiento”. La decisión ha sido tomada tras no haber culminado un acuerdo positivo con sus acreedores no financieros en los plazos previstos. “Los acuerdos no alcanzados hasta la fecha por la vía extrajudicial con una parte de los acreedores con deuda vencida seguirán intentándose en el marco del concurso, pues es intención de Home Meal Replacement alcanzar un acuerdo a través de convenio de acreedores para reestructurar una parte de sus pasivos de tal forma que recupere la estabilidad financiera y el normal desarrollo de su actividad”, según se explica en un comunicado de la empresa. Ese mismo día, el Mercado Alternativo Bursátil (MaB) acordaba la suspensión de la contratación de las acciones de Home Meal.

Como se recordará, la cabecera de Nostrum llevaba desde finales del pasado año intentando renegociar su deuda (cifrada en torno a los 10 M€) con su pool financiero y el resto de acreedores para evitar el concurso. Como consecuencia de la evolución financiera, la compañía también ha tomado la decisión de cesar de sus cargos como presidente y consejero delegado a Quirze Salomó González, nombrando como nuevo presidente, con carácter interino, a Guillem Junyent Argimon, consejero de la sociedad hasta la fecha. La decisión del Consejo “debe enmarcarse en un contexto de renovación profunda del órgano de administración de la sociedad, que se concretará con la incorporación prevista de profesionales de gran prestigio dentro del sector de la restauración”, explican desde Home Meal. Esa misma semana, los auditores PKF-Audiec comunicaban su renuncia al cargo de auditor de cuentas, decisión basada por los importes que Home Meal les adeuda.

Nostrum contaba con una red superior a los 130 establecimientos en España, así como con presencia en Andorra, Suiza y Francia, en estos dos últimos países a través de una red se acuerdos con franquiciados locales. La cadena es la principal enseña en el segmento de comida casera preparada para llevar en nuestro país, tal y como se destacó en su momento en el Informe correspondiente.