viernes, 10 de julio de 2020

Auditoría Externa.Mx: Casos de estudio, sanciones a Auditoría. Fallos en la auditoría de KPMG


Fallas en una de las auditorías de KPMG - Auditoria Externa

Auditoria Externa

La Firma de Servicios de Auditoria revisó los Estados Financieros de la cadena de supermercados DIA, durante más de 20 años y debía demostrar que no tenía ninguna responsabilidad en el derrumbe de la compañía, que llegó a perder el 80% de su valor en bolsa.

Para esto, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), había elaborado un informe en 2018 señalando irregularidades contables de la Cadena de Supermercados.

Pero en el informe también se señalaba, en su apartado de conclusiones que "existían indicios de inconformidad de la actuación de la Firma de Auditoría KPMG respecto de la normativa de auditoría aplicable, dado que no pusieron de manifiesto ninguna salvedad" pese a la existencia de "errores materiales", de acuerdo al criterio de la Comisión.

En la investigación, KPMG no solo debía entregar toda la información cruzada sobre las auditorías de los ejercicios 2017 y 2018 sobre los Estados Financieros de la cadena de supermercados, es decir los papeles de trabajo, sino también detalles sobre las personas que trabajaron en las auditorías y el papel que desempeñaron, además los documentos de trabajo utilizados para validar los Estados Financieros a fin de comprobar su diligencia, los criterios utilizados y las comunicaciones cruzadas entre la Firma de Auditoria y la cadena de supermercados.

El papel de KPMG, una de las cuatro big four, no fue tan señalado en la investigación sobre las irregularidades contables de la cadena de supermercados DIA, que ascendían a 51 millones ficticios de facturación que se simularon, presuntamente, para cumplir con los objetivos y que la cúpula pudiera cobrar una retribución y/o compensación en base a dicha facturación.

Hasta el momento, la Firma de Auditoría no ha sido imputada, pero sí la persona que trabaja para ella y se encargó de revisar los Estados Financieros. Se trata de un directivo de peso en la Firma de Auditoría en España, donde presta servicio desde hace más de 30 años y trabaja como responsable del sector de consumo e industria en Madrid.

Publicada por Auditoría Externa en Jueves, 9 de julio de 2020

martes, 7 de julio de 2020

Les Echos: De la panique Lehman à la panique coronavirus en Les éditos de la rédaction




Nous avons appris les leçons financières de la crise de 2008 et elles sont utiles en temps de coronavirus. Mais nous semblons avoir oublié la grande leçon politique.

Madridiario.es: Todo lo que debes saber si tu empresa va a tener su primera auditoría

Todo lo que debes saber si tu empresa va a tener su primera auditoría | Madridiario
Por MDO martes 07 de julio de 2020

Una auditoría contable se realiza para comprobar y valorar la situación financiera de una empresa, tanto si se trata de una auditoría obligatoria como si es voluntaria

Para ello se revisan numerosos documentos que se deben conocer y facilitar a los auditores. Y para que estos procesos tengan éxito, es necesario hacer una preparación previa.

¿Cómo empieza la auditoría?

Analizar las características de la compañía y del sector en el que se inserta, forma parte de las valoraciones previas que realiza el auditor de cuentas antes de comenzar la auditoría.

A raíz de lo cual, la información contable actúa como base del proceso, por lo que resulta de vital importancia disponer de los documentos que la respaldan.

De forma que, antes de comenzar la auditoría, es importante contar con la contabilidad ya cerrada y puesta al día.

Normalmente, el propio auditor indica a la empresa los documentos que necesita para realizar su tarea.
De este modo, antes de hacer su visita a la compañía, puede comprobar los estados contables de la misma, valorando cuáles de sus partidas son más importantes, y definiendo en qué áreas se puede hacer una revisión más exhaustiva.

La mejor forma de elegir auditor

Pero ya antes de recopilar los documentos que se necesitan para hacer la auditoría, es necesario escoger al auditor que va a realizarla.

Si se opta por una empresa externa, se aconseja optar por las que tienen experiencia en el sector y que se ajusten al volumen de facturación de la compañía.

Así pues, si estás buscando una firma de auditores Madrid, puedes ponerte en contacto con AOB Auditores, ya que en esta empresa cuentan con un equipo de profesionales expertos en auditorías que pueden encargarse de crear el informe correspondiente para tu negocio.

Estos son los documentos que necesitas para tu primera auditoría

Cuando una empresa se enfrenta a su primera auditoría, tienen que dejar preparado un check-list en el que se recojan los documentos referidos a su contabilidad que deben ser presentados al auditor, para que este pueda hacer el informe de auditoría.

El contenido de este listado va a depender fundamentalmente de las características de la empresa, así como del tipo de actividad que esta realiza, siendo esta una lista de información que se tiene que comprobar.

No obstante, a la hora de realizar una primera auditoría se suele solicitar una copia de la escritura de constitución de la sociedad, y de las distintas modificaciones que se hayan realizado.

El balance de sumas y saldos con todo detalle tiene que estar cerrado, sea en la fecha de cierre del ejercicio o del período intermedio que se quiere auditar.

También hay que facilitar la información referida a las obligaciones tributarias y los impuestos pagados, para comprobar los datos reflejados en las cuentas.

Por otro lado, a la hora de hacer una auditoría también es fundamental la información legal, siendo necesario dar al auditor la relación de asesores externos, indicando los datos de contacto.

Finalmente, al check-list que se debe preparar para la primera auditoría de empresa quedará completado con el acceso a los libros de acta de la sociedad, si bien la lista podrá ampliarse en función de las particularidades que presente cada compañía.

viernes, 3 de julio de 2020

elDerecho.com: Los auditores piden al Gobierno la reducción de los límites legales para auditar empresas

Los auditores piden al Gobierno la reducción de los límites legales para auditar empresas - El Derecho - Contable
03-07-2020

Los auditores han pedido este jueves al Gobierno la reducción de los límites legales para auditar empresas y han defendido que la auditoría será una pieza "clave" en la recuperación de la confianza y el crecimiento económico.


Así se extrae de la primera jornada de la 30 edición del Foro del Auditor Profesional, organizado por el Col·legi de Censors Jurats de Comptes de Catalunya (CCJCC), que ha tenido lugar de forma telemática bajo el lema 'Somos auditores. Volveremos a encontrarnos'.

Han participado el presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), Ferrán Rodríguez, acompañado por el presidente del CCJCC, Antoni Gómez, y la alcaldesa de Sitges (Barcelona), Aurora Carbonell.

Rodríguez ha defendido que es el momento adecuado para revisar los límites legales de auditoría a la baja y ha reclamado al Gobierno que ponga en marcha esta propuesta trasladando el mensaje "a los inversores y a los ciudadanos de todo el mundo de que España apuesta ahora más que nunca por la transparencia de su sistema económico".

Gómez ha sostenido que se ha invertido y se seguirá invirtiendo una elevada cantidad de recursos públicos para paliar los efectos económicos de la pandemia, y ha señalado que las actuaciones de los auditores en este contexto contribuirán a la transparencia que exige la ciudadanía.

"Debemos potenciar el papel de los auditores respecto de la demanda de transparencia y confianza en la información financiera y no financiera, tanto en el ámbito privado como en el público", ha añadido.
Rodríguez también ha destacado que las firmas de auditoría han hecho una "rápida y fuerte" inversión para adaptarse al nuevo escenario y han asumido nuevos riesgos, mientras que Gómez ha indicado que durante el estado de alarma los profesionales de la auditoría de cuentas han seguido prestando el servicio que la sociedad ha demandado.

"Venimos enfrentándonos a tres retos esenciales: los derivados de la tecnología, de la atracción del talento y de la aportación de valor para nuestros clientes, en relación con los cuáles hemos visto una respuesta extraordinaria en estos pocos meses de pandemia", ha defendido.

En este sentido, el presidente del Instituto ha resaltado que, por la evolución de las ventas de sellos del ICJCE, que van prácticamente en paralelo a la emisión de informes, más del 90% de los informes emitidos sobre las cuentas de 2019 se han hecho en los plazos habituales y no han tenido que acogerse a las ampliaciones que se han habilitado.

Nuevo reglamento

También ha comentado el gran cambio que se ha introducido en la aprobación del Reglamento que debe desarrollar la Ley de Auditoría de Cuentas, que será inminente.

"Se pone así fin a un proceso de reformas que en España ha durado más de una década, un proceso agotador, del que como profesión salimos reforzados, pero que ha tenido un coste excesivo en forma de inseguridad jurídica y cargas administrativas", ha resaltado.

Al tratarse del desarrollo de la Ley de Auditoría de Cuentas, ha avisado de que "hereda muchos de sus errores y generará problemas", pero al mismo tiempo, parece que se han producido mejoras en el nuevo borrador que "pueden reducir sus efectos negativos".

"Es el momento de que el ICAC y las corporaciones profesionales abordemos una nueva etapa que permita mejorar aún más nuestros niveles de calidad, mediante la formación y la difusión de las mejores prácticas, y más en el proceso de digitalización e integración que, en parte, aún tiene pendiente el sector", ha indicado.

CincoDías.com: El ICAC espera que el nuevo reglamento de auditoría entre en vigor en 2021

El ICAC espera que el nuevo reglamento de auditoría entre en vigor en 2021 | Compañías | Cinco Días
El presidente del organismo, Santiago Durán, reclama colaboración al sector en su aplicación.
El presidente del Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), Santiago Durán, confía en que el nuevo reglamento de la Ley de Auditoría de Cuentas entre en vigor el 1 de enero de 2021, para conseguir delimitar la estructura normativa de la profesión, al mismo tiempo que ha reclamado "colaboración" a las empresas del sector para su aplicación.

El representante de la máxima autoridad contable española ha defendido, durante su intervención en una sesión plenaria en el marco del 30 Fórum del Auditor Profesional del Col·legi de Censors Jurats de Comptes de Catalunya (CCJCC), que el borrador inicial de este nuevo reglamento "se ha mejorado" mediante la identificación de los intereses de la profesión auditora.

Por su parte, el presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), Ferran Rodríguez, ha lamentado que la gestación del nuevo reglamento haya sido "un proceso muy largo" y ha reivindicado que "se escuche y comprenda la situación del sector", tanto en lo que se refiere a la implementación del propio reglamento como a los "retos de futuro" que afrontan las compañías en su conjunto.

De su lado, el presidente del Col·legi de Censors Jurats de Comptes de Catalunya (CCJCC), Antoni Gómez, ha manifestado que "aunque en España el porcentaje de auditorías voluntarias alcanza el 30%, habría que potenciar todavía más su práctica en pos de la necesaria confianza y transparencia entre organizaciones y para el conjunto de la sociedad"

"En estos tiempos convulsos, mantener y aumentar la confianza entre empresas e instituciones es, sin duda, importantísimo para la recuperación y el desarrollo económico del país", ha añadido Gómez.

jueves, 2 de julio de 2020

CincoDías.com: Los censores piden al Gobierno la reducción de los límites legales para auditar empresas

Los auditores piden al Gobierno la reducción de los límites legales para auditar empresas | Compañías | Cinco Días
El ICJCE destaca que el 90% de los informes relativos las cuentas de 2019 se han hecho en los plazos habituales, sin acogerse a las ampliaciones habilitadas por el estado de alarma.
Los auditores han pedido al Gobierno la reducción de los límites legales para auditar empresas, porque creen que la auditoría será "una pieza clave" en la recuperación de la confianza y el crecimiento económico en España.

En ese sentido, el presidente del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España (ICJCE), Ferrán Rodríguez, señaló que “este es el momento  adecuado  para  revisar  los  límites  legales  de auditoría a la baja. Queremos pedir al Gobierno que analice esta propuesta y la ponga en marcha, de forma que traslade claramente el mensaje a los inversores y a los ciudadanos de todo el mundo, de que España apuesta ahora  más  que  nunca  por  la  transparencia  de  su  sistema  económico”, en un foro en el que ha participado junto al presidente del Collegi de Censors Jurats de  Comptes  de  Catalunya (CCJCC),  Antoni  Gómez, y la alcaldesa  de  Sitges, Aurora  Carbonell

Precisamente,  Gómez  ha defendido  que  “se  ha invertido  y  se seguirá  invirtiendo  una  elevada  cantidad  de  recursos  públicos  para  paliar  los efectos económicos de la pandemia, y las actuaciones de los auditores en este contexto  contribuirán  a  la transparencia  que  exige  la  ciudadanía”.  “Debemos potenciar el papel  de  los  auditores  respecto  de  la  demanda  de  transparencia  y confianza en la información financiera y no financiera, tanto en el ámbito privado como en el público”, ha reclamado.

De igual forma, los  auditores,  debido  a  la coyuntura  provocada por el  Covid-19, se  han visto  obligados  a  hacer  un  esfuerzo  especial  para  analizar  cómo  afecta esta  nueva  situación  a sus clientes,  incorporando  nuevas  pruebas,  nuevos perfiles  profesionales  y  revisando  sus procesos  internos. “Las firmas  de  auditoría  han  hecho  una  rápida  y  fuerte  inversión  para  adaptarse  al nuevo escenario y han asumido nuevos riesgos”, ha explicado Ferrán Rodríguez.

Además, el presidente del Instituto ha resaltado que, por la evolución de las ventas de sellos del ICJCE, que van prácticamente en paralelo a la emisión de informes, “pensamos que más del 90% de los informes emitidos sobre las cuentas de 2019 se han hecho en los plazos habituales y no han tenido que acogerse a las ampliaciones que se han habilitado”.

Como medida para paliar el impacto económico del virus en los miembros del Instituto, el ICJCE ha diseñado  promociones  y  descuentos que en conjunto han  supuesto  un  apoyo  de cerca de 700.000 euros.

miércoles, 1 de julio de 2020

CompromisoEmpresarial.com: El coto privado de las 'Big Four'

El coto privado de las 'Big Four' | Compromiso Empresarial
Es difícil pensar un sector en el que los intereses estén tan entremezclados y confusos como el del mercado de las auditorías externas de las empresas cotizadas. Reguladores, empresas y firmas auditoras han convertido esta plaza en un coto privado con su pasividad, negligencia y falta de transparencia.

Foto de Javier M. Cavanna
Como he comentado en alguna ocasión, el único resultado que ha producido la Ley de Auditoría de Cuentas, entre cuyos objetivos se incluía promover una mayor competencia en el sector, ha sido provocar un intercambio en las parejas de mus.

El oligopolio de las Big Four no solo ha seguido disfrutando de su privilegiada situación, ahora, además, con la complicidad del legislador, sino que ha conseguido que el reparto de la tarta sea prácticamente igualitario, como se detalla en el informe que hemos elaborado en la Fundación Compromiso y Transparencia que dirijo.

Este simple dato, un mercado repartido a partes iguales entre cuatro jugadores, debería haber hecho saltar las alarmas de los reguladores.
El problema es que, en la práctica, no hay nadie que regule este mercado y supervise de cerca a sus operadores o, más bien, que son tantos los reguladores que al final las responsabilidades de supervisión están completamente diluidas.

Por una parte, se encuentra la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), cuya función es proteger la competencia en los mercados y defender a los consumidores.

Pero hasta la fecha no se conoce que haya tomado ninguna medida al respecto ni sugerido propuestas de reforma, a diferencia de otros reguladores europeos, como es el caso del  regulador británico: Competitive Market Authority (CMA).

A la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) le compete proteger a los inversores, pero los inversores son, precisamente, el grupo más desprotegido frente a las firmas auditoras y las comisiones de auditoría que solo se rinden cuentas entre ellas.

Por último, está el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC), cuya principal función es supervisar la actividad de la auditoría, pero se trata de un organismo de papel que carece de recursos económicos y humanos para desempeñar su función.

En esta edición hemos vuelto a incluir también el análisis de la independencia de la auditoría externa de las aseguradoras y los conflictos de intereses derivados del hecho de que en la mayoría de las empresas aseguradoras sus firmas auditoras elaboren también el informe de solvencia.

Si anteriormente hemos mencionado la falta de capacidad del ICAC para realizar las labores de supervisión, en el caso de las entidades de seguro esa incapacidad hay que atribuirla en grado superlativo a la Dirección General de Seguros, que no solo no ve con malos ojos la revisión por las mismas firmas auditoras de las cuentas anuales y del informe de solvencia, sino que la promueve y la alienta.




Al final, los consumidores y accionistas son los grandes perjudicados de este ecosistema de complicidades, integrado por empresas auditoras codiciosas, comisiones de auditoría indolentes y organismos de supervisión condescendientes.

Para ilustrar esta situación basta recordar el reciente caso de Aris Invest. Tras la quiebra del Banco Popular, Aris Invest, accionista titular de un 3,5% del capital social de Banco Popular, solicitó a la ICAC el texto completo de su Resolución de 25 de abril de 2018, en el que se publicaron las sanciones por infracciones graves impuestas a PwC.

La solicitud de Aris Invest no podía ser más legítima y razonable. Se trataba de solicitar acceso a la información en relación con la actuación de una firma auditora que había incumplido las normas de auditoría de las cuentas anuales del Banco Popular, cuya actuación había provocado una de las mayores tragedias de la historia de la banca española, causando la pérdida del patrimonio de miles de afectados, entre ellos, Aris Invest, como accionista titular de un 3,5% del capital.

Sorprendentemente el ICAC denegó esa información a Aris Invest con el peregrino argumento de que los auditores estaban sometidos por ley (art. 31 de la Ley de Auditoría) al deber de secreto y ellos mismos a un deber de confidencialidad.

Aris Invest impugnó la denegación del ICAC ante el Consejo de Transparencia que, finalmente, estimó su reclamación e instó al ICAC a que, en el plazo máximo de diez días hábiles, remitiese a Aris Invest el texto completo de la resolución administrativa sancionadora dictada por el ICAC contra PwC, así como el informe en que se basó la resolución administrativa sancionadora.

Que un accionista, que ha perdido todo su patrimonio en una sociedad, tenga que acudir al Consejo de Transparencia para reclamar una información indispensable para esclarecer el grado de responsabilidad en el que ha podido incurrir la empresa y su firma auditora, que ya ha sido sancionada, es un ejemplo de los obstáculos que, habitualmente, tienen que superar los consumidores y accionistas para defender sus derechos e intereses.

La responsabilidad de la situación actual, sin embargo, no es enteramente achacable a los supervisores. Los órganos de gobierno, a través de los comités de auditoría, tienen la responsabilidad de reforzar los controles de la calidad de la auditoría y la rendición de cuentas a los accionistas. Y no lo están haciendo.

Y, desde luego, las grandes firmas de auditoría deberían hacer un examen valiente y serio sobre su futuro y sus principios de actuación, comenzando por situar, en primer término, los intereses de los accionistas e inversores, que son sus principales clientes.